¿Quién es Benito Torterolo?










Benito Torterolo nació en 1940 en el departamento de Canelones (Uruguay), en el seno de una familia de terratenientes en decadencia. Políticamente creció bajo el influjo de su padre, el ultra-católico y conservador Jacinto Torterolo Báez (destacado dirigente ruralista de entonces). Amparado por este, y con nueve años de edad, decidió abandonar la escuela; desde entonces, se jacta de no haber vuelto a tocar nunca más un libro, así como de haberse educado únicamente en “la Universidad de la calle”. El pequeño Benito se dedicó enteramente a ayudar a su padre en los quehaceres de la estancia, escuchando a diario conversaciones entre este y sus compañeros ruralistas, en las que se decía que la patria estaba en peligro debido al avance comunista. Así, Benito fue asumiendo un compromiso político creciente: a los diez años, por ejemplo, se negó a comer ensalada rusa en una cena familiar de año nuevo.

A la edad de veinte años, Benito se mudó a la capital, junto a su único hermano, Francisco Franco Torterolo, donde probó suerte en distintos trabajos. Ambos se incorporaron al Partido Nacional a mediados de los sesenta, organización que Benito terminó abandonando por “blanda” hacia 1970, para pasar a integrarse a la ultra-conservadora JUP. A mediados de los setenta, Torterolo fue expulsado de la JUP por derechista.

Desde el retorno a la democracia, Benito milita para el Partido Nacional, aunque también ha colaborado en diversas ocasiones con el Partido Colorado (por ejemplo, para el balotaje de 1999 escribió un pasacalle que colgó en 18 de julio, el cual decía: “Botalo a Valle” [sic]. El mismo fue descolgado prontamente por militantes colorados).

En 2008, Torterolo alcanzó cierta trascendencia cuando, mientras se encontraba en la Exposición de Armas de Buenos Aires, fue filmado por las cámaras del programa de televisión “TVR”, para el cual dio un impactante testimonio sobre las maneras de asesinar a un delincuente, en el propio hogar, sin marchar a la cárcel.

Sin embargo, Benito logró su máxima popularidad cuando, en 2010, y por recomendación de una de sus hijas, decidió abrirse una cuenta de Facebook, dejando de lado su idea de que tal red social era “un invento comunista para espiar a los demócratas”. Su uso tan particular del idioma español (malo, por decirle de algún modo), sus mensajes políticos frontales y descarnados, así como sus deslices humorísticos, lo convirtieron en una figura popular y polémica entre los usuarios de Facebook. Notas como “Los menores la inseguridad y las travas ideologuicas” [sic] y “El aborto : un tema tamú” [sic], han despertado numerosas y polémicas reacciones.

Creador de frases como “Hasta cuando va haber menores??” [sic], “hay una palabra que se llama toleransia” [sic] y “sos un surdo intolerante” [sic], y autor de poemas en homenaje tanto a Luis Alberto Lacalle como a Fidel Castro (tras su operación de cataratas en Cuba), Torterolo se define como un defensor de “los balores” [sic] y de “la educasion” [sic]. La inseguridad es un tópico recurrente en sus publicaciones, especialmente desde mediados de 2011, cuando un grupo de ladrones logró ingresar a su casa (su estado “anoche me entraron por el fondo” suscitó toda clase de repercusiones en el mundo virtual).  

Explica el sociólogo Rafael Bayce que “el éxito de Torterolo radica en lo familiar que nos resulta su estrechez intelectual. La forma grotesca que asumen su homofobia, su racismo o su clasismo, no son más que una simpática desvirtuación (casi artística) de una realidad cotidiana. Finalmente, burlarse de las aberraciones que Benito escribe cada día no es más que burlarse de una tía, de un vecino, de un amigo o, a veces, de uno mismo”. Por su parte, la lingüista Graciela Barrios afirma que “leer a este señor implica sumergirse en un fascinante viaje de incongruencias y misterios: cada oración debe ser descifrada y estudiada con detenimiento. Sus neologismos se prestan para toda clase de interpretaciones. Sus faltas de ortografía, a veces por insospechadas, parecen un talento. Quizá estemos ante una nueva forma de comunicar”. En tanto, el cientista político Luis Eduardo González ha expresado que “Tarterala es la encarnacián parfecta da la nueva darecha, paseedora de un mansaje palítica canservadar, prapia del sigla XIX, pera que se vuelve cercana a las masas al camunicarsa a través da canales madernas y masivas, cama, par ajempla, Facebaak”.  

Actualmente, Torterolo dedica buena parte de sus publicaciones en Facebook a contar sus andanzas con Norma y Atilio, su pareja y su amigo respectivamente, y con su mascota, un caniche llamado Balor [sic].

Además, milita activamente en contra del “matrimonio carolo”, del “poro” [sic] y del “aborto obligatorio” promovidos por el “Fraude Amplio”.