La candidatura de Tabaré Vázquez en diez líneas








1. José Luis Perera (55), carpintero

No lo voto. Durante su gobierno se hicieron cosas buenas, que formaban parte del Programa; y se hicieron otras malísimas, todas promovidas e impulsadas por T.V. (TPI con los EEUU, maniobras Unitas, tropas a Haití, veto a leyes impulsadas por el FA, relaciones carnales con Bush, etc). Otras peores no se hicieron gracias a la movilización popular (TLC con los EEUU, por ejemplo). Soy de izquierda, y por lo tanto, soy antiimperialista y defiendo la unidad latinoamericana, y no votaría jamás por alguien que le pidió ayuda al presidente de los EEUU, el peor genocida de la historia, para asustar a un país hermano latinoamericano. Vázquez es mentiroso y un megalómano que sólo cree en él mismo y no admite otra cosa que no sea su propio pensamiento y su propia figura. El veto a la ley del aborto es una clara demostración.



2. Lic. Carlos Grille Coronel (34), Gerente en Revista Caras y Caretas

Vázquez fue un gran presidente y eso, de por sí, lo transforma en un gran candidato. El balance que hago de su gestión es sumamente positivo: ley de negociación colectiva; planes de emergencia y de equidad; 4,5% del PBI en la educación; reforma de la salud, entre otras medidas que, si bien se encontraban en el programa de gobierno, él supo impulsarlas con eficacia y éxito. Algunas otras innovaciones como el Plan Ceibal o la prohibición de fumar en lugares cerrados, que no se encontraban en el programa, han sido casi unánime e internacionalmente reconocidas como grandes iniciativas. En suma, Tabaré hizo una gran presidencia y si nuevamente se presenta como candidato es de esperar que ratifique todo lo bueno que hizo en su anterior gestión con otra gran presidencia, cada vez un poco más profunda y más transformadora.



3. Agustin Maximiliano Artigas Soria (21), estudiante y sindicalista

A esta altura ya no me cuestiono si Tabaré tiene que ser el candidato o no, porque no me cabe la menor duda que debe serlo, lo que si es altamente alarmante, que algunos compañeros desde la dirigencia pidan a gritos que Tabaré se pronuncie, evidenciando que algunos líderes priorizan las cartas electorales, cuidar un comodín y lo que pueda pasar en 2014, cuando la preocupación central debería ser, si estamos a la altura de un gobierno de Izquierda que genere cambios estructurales. Pero no es lo único que evidencia la posible candidatura de Vazquez, es que esta necesidad de que el mismo se ponga al frente de la próxima campaña electoral evidencia una falta de renovación existencial en nuestro querido Frente Amplio, que ha llevado entre otras cosas, que volvamos posiblemente a tener un candidato por encima de los 70 años.



4. Soledad González Baica (38), estudiante de Ciencia Política, feminista

Vázquez me provoca un enorme rechazo. Su autoritarismo. Su soberbia. Su Veto. La estatua de Juan Pablo II que colocó en la vía pública. Su participación en charlas con adolescentes en un colegio del Opus Dei, sus no charlas de formación de cuadros de izquierda. Su profundo machismo al negarnos a las mujeres el Derecho a decidir sobre nuestra maternidad, nuestra vida. Su tren al TLC. Su demasiada buena relación con Bush, su pedido de ayuda militar a éste “por si entrabamos en guerra con Argentina”. Su vejez. Su conservadurismo. Sus amistades oscuras, su edecán Barneix. Su secretario de presidencia defensor de ladrones del Banco Comercial. Salgado. El box como salida. Su gran virtud es haberle hecho creer al Frente Amplio que es él el que llevó al FA al gobierno y no lo realmente cierto, que es el FA el que lo llevó a él a la presidencia.



5. Teresita Sténeri Muñoz (49), Asistente social

No es momento de hablar de candidaturas pero algo hace que todos estemos pendientes de Tabaré, es decir, que quienes opinamos estamos en una contradicción ineludible. Siempre voy a estar de acuerdo con su candidatura porque es de los presidentes con los que menos he tenido discrepancias, lo no quiere decir que toda su gestión de gobierno me pareciera impecable. No creo que la edad y los recambios generacionales tengan peso a la hora de definir esta cuestión, sino las capacidades o no de la persona sea quien sea. En este sentido me parece fuera de discusión quién ha sido y quién es el Dr. Vázquez para nuestro país. Básicamente este gobierno ha continuado lo que se podría pensar como la primera etapa de cambios en nuestro país. Claro que como frenteamplista hago campaña por cualquier candidato o candidata que se postule.



6. Leticia Oberlin (59), empleada

Estoy a favor de la candidatura de Tabaré Vázquez, aunque creo que hizo algunas cosas en las que no estoy de acuerdo, como el veto a la ley del aborto. Pero ya había avisado antes de ser Presidente lo que iba a hacer. Y además lo respeto mucho porque él adopto un niño. Cuántos adoptaríamos un niño que no tiene familia?  Y otra cosa buena es que es una persona que no aparece tanto en cámaras, y eso está bueno porque no comete tantos errores



7. Germán Queirolo Tarino (50), obrero de Ancap

Vázquez empezó con el pie derecho, con el pie equivocado. Desde el primer minuto nos convirtió en su majada convirtiéndose recíprocamente en ese acto, en un majadero. Fue el campeón en hacer, desde el gobierno, lo contrario a lo que proclamó desde el llano. Reafirmó el concepto del Estado Sanitario y nos convirtió de ciudadanos en pacientes. Coqueteó con Bush y mostró firmeza ante su colega argentino en tanto que se mensajeaba con el norteamericano en busca del TLC perdido y de un apoyo explícito del norte en nuestro, su, conflicto con Entre Ríos, conflicto derivado claro está, de hacer una vez más desde el gobierno lo que desde el llano criticaba. Un hombre bueno, un abuelo preocupado dijo George de él después de haber conversado largamente de la pesca y de la vida. No cortó ninguna mano, eso habrá que reconocerlo. ¿Y las raíces de los árboles? Bien, gracias



8. Victoria Patricia Gadea Tiscornia (24), estudiante de Ciencia Política

Pienso en Tabaré y lo primero que se me viene a la cabeza es "apuro para tener aborto despenalizado en este período, por las dudas que sea presidente de nuevo". Siento que, para muchos, Tabaré no es el ícono de la izquierda que busca profundizar los cambios.Por otro lado, se ve necesaria la renovación frentista, en materia de liderazgos y, específicamente, en términos etarios.
Sin embargo, se dice que sin Vázquez la izquierda podría no ganar las elecciones. Ahora, si de verdad es la única opción para que el proyecto de izquierda se mantenga en el poder, será a quien votemos todos, pero es responsabilidad del colectivo buscar y proponer otras opciones (que sí las hay).



9. Pedro Alberto Rissotto Brunn (55), empleado y edil

La candidatura de Tabaré nos significa a aquellos que pensamos en el proyecto del Frente Amplio como un camino seguro de transformación de la sociedad "para bien de la patria", la tranquilidad de saber que tenemos un candidato que más allá de algunas miradas críticas de la propia interna, también tiene una altísima aceptación no solo en filas frenteamplistas sino en amplios sectores de la sociedad uruguaya que no necesariamente son votantes del Frente Amplio. Esta es una opinión que no puede, por el espacio gentilmente cedido, profundizar en conceptos y discusiones; eso vendrá después. 



10. Nestor Curbelo Varela, periodista

Vetó la ley del aborto, solicitó apoyo a Bush contra Argentina, integró una comisión asesora del FMI, mantuvo un perfil subterráneo con relación al matrimonio igualitario, se pronunció contra la legalización de la marihuana, siempre hizo llamados a la unidad pero dijo -en plena competencia electoral- que Mujica ‘decía estupideces’, sus posiciones son siempre próximas al conservadurismo católico, su imagen es la de un empresario conservador. Por ello, la academia y la gerontocracia del FA han comenzado a imponer a Vázquez como candidato ‘ideal’ para cazar el voto de centro. Las posibles candidaturas alternativas no se le atreven. Así, el FA perderá gran parte del voto de la izquierda tradicional y de los jóvenes. De perder las mayorías parlamentarias, será una victoria pírrica que, alianzas mediante, puede dinamitar la unidad frenteamplista.