El experimento Mujica










Según informa La República, el presidente José Mujica expresó: “No tengo empacho en decir que espero que mi compañero Tabaré Vázquez sea el futuro presidente y quiero recordar que para ello no hay cursos en ninguna facultad… no convienen los experimentos para la suerte de una sociedad”.

Lo primero que se me ocurre decir es que, efectivamente, el arte de gobernar no se aprende en ninguna Facultad. Pero podría agregar que no se aprende en ningún otro lado que no sea el gobierno mismo: de hecho, antes de ser presidente, Vázquez no había gobernado ningún país; sí había sido intendente, pero la intendencia y el Estado nacional no son lo mismo; y antes de dirigir la intendencia no había sido ni presidente, ni senador, ni diputado… ni intendente. ¿Y quién pone en duda la buena gestión de Vázquez al frente de la IM? Si alguien sabe que el arte de gobernar se aprende solamente desde el ejercicio del gobierno, ese es el Doctor Tabaré Vázquez.

En segundo lugar, me pregunto cuál será la explicación del cambio de opinión de Mujica, que en 2007 decía que se le debía dar paso a las mujeres y a la renovación de la fuerza política; también afirmaba que Constanza Moreira “es una compañera brillante, es mujer y relativamente joven, pero parece que no anduvo por los talleres, tiene la desgracia de ser universitaria, como si no hubiéramos tenido en el FA brillantes universitarios”, además de que “no es de arrear con el poncho, tiene personalidad” y “es francamente independiente”.

Es decir, algunos de los argumentos que Mujica sostenía al momento de defender a Moreira, cuando la proponía para presidenta del FA, son los mismos que hoy esgrime para defender a Vázquez en detrimento de la pre-candidata. Se podrá decir que presidir al FA no es lo mismo que presidir al Uruguay (como dirigir una intendencia no es lo mismo que dirigir al Estado). De acuerdo. Pero ¿acaso Mujica proponía para la presidencia del FA a una persona no capacitada para ocupar tal cargo? ¿Qué antecedentes tenía Moreira en 2007 como presidenta de algún partido político? ¿Acaso Mujica estaba "experimentando" irresponsablemente con la fuerza política que gobernaba y gobierna el país?

Pero de los dichos últimos de Mujica, lo que me resulta más interesante es que se refiera a la pre-candidatura de Moreira como un “experimento”. Podría irme demasiado atrás, y decir que no hay experimento más curioso y arriesgado que el propio Frente Amplio de Uruguay. No es necesario. 
Alcanza con detenerme en el presente: ¿no “experimentamos” los uruguayos cuando elegimos a un ex-guerrillero, a un hombre que no es doctor ni profesional, a un político atípico por donde se lo mire, subestimado incluso por muchos de sus compañeros, como presidente de todas y todos? ¿No “experimenta” el gobierno frenteamplista cuando legaliza la marihuana, aprueba el matrimonio igualitario y promueve beneficios para las empleadas domésticas y los peones rurales?

Más allá de las virtudes y los defectos del actual gobierno, el experimento Mujica parece haber comenzado a resquebrajar muchos tabúes y formalismos propios de la idiosincrasia uruguaya: todo se habla, todo se discute y la alta política ha dejado de ser patrimonio exclusivo de doctores eruditos. Gracias a Mujica, muchos uruguayos por lo general distantes de la cosa pública, se interesan por la política; y hasta una mujer de izquierda, sin recursos ni aparato, es pre-candidata a la presidencia.