7 apuntes sobre la primera vuelta en Argentina









1. Scioli
Con casi el 37% de los votos, parece haber crecido pocos puntos por encima de aquellos que conforman el piso electoral del kirchnerismo. ¿Por qué? La clave es que no logró entusiasmar a la militancia K ni se hizo de los votantes conservadores y moderados. Es decir, no fue ni una cosa ni la otra. A la vaguedad política del candidato se le sumó una campaña bastante pobre, basada en lugares comunes repetidos hasta el hartazgo por el aparato de propaganda oficial.


2. Cristina
Los liderazgos fuertes siempre presentan virtudes evidentes y también algunos riesgos.
Está claro que la presidenta no pudo (¿quiso?) transferir a Scioli su imagen positiva. No obstante, y pese a la mala elección, el kirchnerismo conserva una carta valiosísima: CFK (ella y nadie más) posee un caudal político y electoral único.


3. Macri y Vidal
Son exponentes perfectos de la nueva derecha, esa que se presenta como moderna, transparente y aidelógica. Nunca dicen lo que van a hacer, y si lo dicen, mienten. Su mayor virtud es el peor defecto del kirchnerismo: la comunicación.
El macrismo sabe llegar con discursos simples a aquellos sectores que seguramente se verían perjudicados por sus políticas. El kirchnerismo, en cambio, no logra ganarse a esa clase media que hoy es lo que es gracias a “la década ganada”.


4. Aníbal
Era a todas luces un mal candidato. Con una imagen pública muy afectada, ligada a lo peor del pejotismo, nunca podría haber sacado más votos que aquellos que le aportó el electorado K.


5. Los otros
La izquierda superó por poco el 3%, mientras que el progresismo llegó a un bochornoso 2,5%. El poder político en Argentina lo siguen discutiendo los peronistas (en todas sus formas) y los liberales de derecha.


6. Massa
Con el 21% de los votos, se consagró como tercera opción y en la definición será clave. Sin el apoyo de Clarín y obviado por el oficialismo, logró un posicionamiento más que destacable. Todo indica que empieza a competir con un objetivo claro: ser el nuevo líder del peronismo.


7. Balotaje
De cara a la segunda vuelta, lo único que sabemos es que Scioli comienza superando por poco más de dos puntos a Macri. Prediciendo lo impredecible de la política argentina, y habiendo escuchado a Michetti cantar “hay que saltar, hay que saltar”, concluimos que cualquier cosa puede suceder.